jueves, 19 de marzo de 2009

Exposición “Iconografia Chilena del Misterio Pascual de Cristo”

Exposición
"Iconografía Chilena del Misterio Pascual de Cristo”
De las Hermanas Trapenses de Quilvo.
Desde el viernes 20 de marzo hasta el sábado 18 de abril
Centro de Extensión UCM
3 norte 650 (entre 1 y 2 Poniente)



Jesús hecho contemporáneo a nosotros…camina con nosotros, habita entre nosotros, esta con nosotros…con todo el resplandor de su Amor, crucificado y resucitado, ha sanado la herida de nuestro pecado, su vida libremente entregada hace que todos tengamos vida abundante por medio de El.

Cada escena intenta ser como ventana que nos permite experimentar la mirada y la voz amante de Dios hecho hombre en Jesús, que hoy, como hace 2000 años atrás, se inclina hacia el hombre hecho de barro, sin asco de tocar su miseria y pecado, para abrazarlo con su misericordia y perdón, elevarlo a su verdadera dignidad de hijo de Dios y conducirlo a la verdadera plenitud que desde siempre ha pensado para el.

Las pinturas que se presentan en la muestra de Iconografía chilena del misterio Pascual de Cristo, son el fruto de la Lectio Divina, es decir de la lectura orante y creyente de la Palabra de Dios, de una hermana del Monasterio Trapense Nuestra Señora de Quilvo.

Realizadas de manera sencilla y autodidacta, con pasteles grasos y cartón, sus pinturas narran en colores vivos y luminosos distintos pasajes del Evangelio.

De modo especial en este tiempo cuaresmal en el que esperamos y nos preparamos con gran deseo la Santa Pascua, presentamos una selección de 50 imágenes de la vida publica, pasión, muerte y resurrección del Señor Jesuscristo.

Monasterio Trapense de Nuestra Señora de QuilvoEl Monasterio Trapenses de Quilvo pertenece a la Orden de los Cisterciense de la Estrecha observancia (OCSO). Nuestra Historia comienza en el año 1098 cuando un pequeño grupo de monjes salidos del monasterio benedictino de Molesmes quisieron vivir en forma más sencilla y radical su seguimiento de Cristo según la Regla de San Benito (siglo VI), en un lugar llamado "el Císter", en Francia.
Nos llaman también "trapen­ses", porque somos descendientes de la reforma, que en el siglo XVII, se realizó en el monasterio de "La Trappe", en Francia. Poste­riormente (1892) nuestro nombre oficial pasó a ser el de Orden de los Cistercienses de la Estrecha Obser­vancia.
Situado en la séptima región, al lado del río Teno, cerca de Curico en la comuna de Romeral, nuestro Monasterio fue fundado el 8 de Septiembre de 1981, por un grupo de hermanas procedentes del Monasterio Trapense N. Sra de San José de Vitorchiano – Italia.
Nuestra vida consiste en "buscar a Dios" con todo el corazón, con toda el alma, con todas las fuerzas.
Por esto, nuestra búsqueda de Dios se hace concreta en la estructura visible de un monasterio situado en un lugar solitario, en la Comunidad de Hermanas todas muy diversas pero amasadas por la convocación del Señor a ser miembro de su Cuerpo, en donde todas juntas vivimos con sencillez los medios que la vida monástica ofrece:
Oración: en común en la celebración comunitaria del Oficio Divino y a solas con el Señor
Lectio Divina: lectura orante de la Sagrada Escritura.
Trabajo manual: que es la manera monástica de vivir nuestra pobreza.
Otros medios importantes son el Silencio y la Separación del "mundo". Los cuales no conducen al aislamiento, sino a la solidaridad con todos los hombres en el anhelo mas profundo de cada corazón: la Vida plena y verdadera que solo Dios puede dar, abriéndonos a recibir su Palabra Salvadora, Jesucristo.
Llevamos Vida Común y este es el espacio en donde aprendemos a amar en la Escuela de la Caridad.
Cada comunidad de la Orden y cada monje y monja están consagrados a la Virgen María.
Queremos ofrecer las palabras de San Benito, que bien pueden servir como resumen de nuestro espíritu y que están dirigidas a los buscadores de Dios de todo tiempo y lugar:
“No anteponer nada al Amor de Cristo" (Regla de San Benito. Cap 72)